10 consejos útiles para ahorrar y reducir la huella de carbono durante la ola de calor

10 consejos útiles para ahorrar y reducir la huella de carbono durante la ola de calor

Bulb, la compañía de energía 100% renovable, comparte 10 consejos útiles para mantener el hogar fresco en verano mientras ahorras en la factura.

Los 10  consejos útiles que te ayudarán a mantener una temperatura fresca en casa, mientras ahorras en tus facturas y reduces tus emisiones de carbono. Toma nota, ¡seguro que algunos te sorprenderán!

1 Coloca plantas por toda la casa: aunque parezca irreal, este método natural contribuye a reducir la sensación térmica. Las plantas, además de decorar y dar vida a tu hogar, son capaces de refrescar el ambiente. Esto lo consiguen gracias a la transpiración, proceso por el cual las plantas absorben el calor y evaporan agua; refrescando el lugar donde estén. Algunas de las plantas más prácticas son: el helecho, la lengua de tigre o la cinta.

2 El algodón, el gran aliado: con el calor, tendemos a dormir menos. Mucha gente piensa que descansaremos mejor si nos acostamos con menos ropa -o desnudos- y con el aire acondicionado puesto, pero no es así. Por un lado, los expertos no recomiendan usar los aparatos de refrigeración por la noche porque estos pueden ocasionar gripes y catarros. Y por otro, necesitamos eliminar el sudor que se acumula en el cuerpo, y utilizar tejidos que absorban la humedad es de gran ayuda. Por todo ello, las sábanas y pijamas de algodón que transpiran son el mejor aliado para descansar en las noches tropicales.

3 Controla el uso del aire acondicionado: no es de extrañar que sea  el aparato preferido por todos los españoles en verano, pero hay que tener cuidado. No conviene bajar su temperatura de los 26 grados, ya que consume un 8% más de energía por cada grado de diferencia. Lo mejor es refrescar la habitación un par de horas antes de ir a dormir y abrir las ventanas para que se generen corrientes de aire.

4 Netflix, mejor por la noche: ¿sabías que los ordenadores se pueden calentar hasta alcanzar los 70-90 grados[1]? Lo ideal es que lo utilices por la noche, no durante mucho tiempo y que cuando vayas a dormir o no lo vayas a utilizar durante varias horas, lo apagues.  Asimismo, prioriza su uso en habitaciones bien ventiladas y lo más frescas posible, sobre todo si es un portátil. De esta forma, te ahorrarás problemas en tu pc, reducirás la temperatura y ahorrarás dinero en tu factura de la luz.

5 Cuidado con las ventanas: este consejo es apto tanto para verano como para invierno. Las ventanas son uno de los principales aislamientos de un hogar, y por ello, se debe estar pendiente de que cumplan correctamente su función. Con unas ventanas bien selladas o de doble aislamiento se puede ahorrar hasta el 30% en la factura de la luz.

6 Baja las persianas: el calor entra, principalmente, por las ventanas. Por eso, es primordial que durante las horas centrales del día, bajes las persianas para evitar que el sol dé directamente en las estancias . Esto hará que ahorres en la factura de la luz. Eso sí, bajar las persianas no implica tener que encenderlas bombillas, déjalas a una altura en la que entre suficiente luz en casa.

7 Usa los electrodomésticos cuando las temperaturas están más bajas: el lavavajillas, la lavadora o el horno necesitan; y generan mucha energía, por lo que es mejor utilizarlos durante las horas más frescas del día (especialmente durante la noche); ya que desprenden calor (al igual que ocurre con el ordenador). Es mejor utilizar electrodomésticos energéticamente eficientes (A+++) con los que se puede ahorrar hasta un 60% de energía. Además, al enchufarlos es mejor cerrar las puertas de las estancias para que el calor que generan no traspase.

8 El suelo, siempre fresco: este truco es muy sencillo, consiste en fregar el suelo de la vivienda con agua fría.  Lo mejor es aprovechar cuando se vaya el sol para fregar y dejar el suelo un poco más mojado de lo normal para notar más frescor.

9 Bombillas de bajo consumo o LED: con las horas de luz del verano es menos necesario encender las bombillas, pero si vas a hacerlo, cámbiate a LED. Y es que, las bombillas incandescentes emiten mucho calor y consumen más. La mejor opción es utilizar luces LED o de bajo consumo y mantener las luces de la casa tenues. Además, duran mucho más tiempo que las bombillas tradicionales, así que el ahorro está asegurado.

10 Cámbiate a energía verde:  actualmente la electricidad es esencial para nuestro día a día, esto nos ha llevado a poner en peligro el medioambiente; por eso, lo mejor es consumir energía que sea respetuosa con el planeta. Bulb ofrece energía 100% renovable que procede de fuentes solares, eólicas e hidráulicas. Un hogar español que utiliza la electricidad verde de Bulb reduce su huella de carbono en 906 kilos de CO2 al año de media, misma cantidad que 314 árboles pueden absorber. Además, se paga sólo por lo que se consume, sin cuotas extra ni servicios añadidos. ¡Se acabaron las sorpresas en la factura!