Acciona realizará el mayor proyecto de renovables del ejército de Estados Unidos

Por en 21/01/2013

Prevé la instalación de 500 MW solares en Fort Irwin (California), donde se encuentra el mayor campo de entrenamiento y un centro de comunicaciones de la NASA.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Tierra de los Estados Unidos ha seleccionado a un consorcio integrado por Acciona, a través de su filial Acciona Solar Power, y Clark Energy, para desarrollar un macroproyecto solar –de 500 MW y 2.000 millones de dólares de inversión en una primera fase- en una de sus instalaciones más emblemáticas: el complejo militar de Fort Irwin, en el desierto de Mojave (California), donde se encuentra el mayor campo de entrenamiento de tropas del país, así como el centro de comunicaciones espaciales Goldstone de la NASA. El Departamento del Ejército y las empresas implicadas suscribieron ayer un acuerdo de intenciones que representa el lanzamiento del proyecto, en el curso de un acto celebrado en el citado recinto militar.

La selección responde a un proceso de concurrencia abierto en marzo pasado por el Consejo de Energía del Ejército (Army Senior Energy Council), organismo creado en octubre de 2008 para impulsar una estrategia energética sostenible orientada a la búsqueda de fuentes alternativas y al ahorro y la seguridad de suministro en las instalaciones, dotaciones, vehículos y otros activos del Ejército estadounidense. Por mandato federal, el Ejército estadounidense debe reducir en un 30% su consumo energético para 2015 (sobre la base de 2003) y el 25% de su demanda deber ser cubierta por fuentes renovables para 2025. El proyecto Fort Irwin se enmarca asimismo en el programa “Enhanced Use Leasing” (EUL), que permite arrendar terrenos militares a empresas privadas para ponerlas en valor y promover su aprovechamiento económico.

El mayor proyecto solar del Departamento de Defensa

La propuesta conjunta de Acciona –a través de su filial Acciona Solar Power- y Clark Energy contempla el desarrollo de unos 500 MW solares -ampliables hasta 1.000 MW en una fase posterior-, en tecnologías termosolar y fotovoltaica, por lo que representa el mayor proyecto solar previsto hasta la fecha por el Departamento de Defensa estadounidense. Supera así claramente los 14 MW fotovoltaicos instalados en 2007 en la base aérea de Nellis, también en Nevada, y los 2 MW de Fort Carson, en Colorado (la mayor del Ejército de Tierra hasta la fecha). Las instalaciones se implantarán en cinco emplazamientos previamente identificados por los técnicos militares, que suman una superficie total de 5.600 hectáreas.

                      

El proyecto se halla en una fase inicial, que continuará ahora con los estudios necesarios para la concreción de la solución tecnológica más adecuada y eficiente. Su desarrollo se plantea con un amplio horizonte temporal, si bien se ejecutará por fases, de forma que para 2013 se prevé producir los primeros kilovatios en una planta fotovoltaica de 20 MW. El resto de las instalaciones combinarán la tecnología termosolar y fotovoltaica y se finalizarían para 2022.

Posteriormente podría ampliarse el proyecto hasta 1.000 MW en función de la existencia de demanda y capacidad de transmisión suficientes. La ejecución del proyecto de 500 MW se traducirá en un impulso relevante a la creación de empleo en la zona. Se estiman en 4.000 los puestos de trabajo directos (hombre-año) que generará el proyecto en su fase de construcción.

“Una muestra de confianza”

“Haber sido elegidos para este proyecto revela la confianza de una de las organizaciones tecnológicamente más avanzadas del mundo en la capacidad de Acciona para desarrollar proyectos en renovables y reafirma nuestra posición para participar activamente en el mercado estadounidense de las energías limpias”, ha declarado Alberto de Miguel, Director General de Desarrollos de Acciona Energía. “El proyecto solar de Fort Irwin es un ejemplo de cómo el Ejército puede conducir a la nación hacia un futuro de seguridad energética”, ha declarado Kevin Geiss, director del Programa de Seguridad Energética del Ejército.

                    

“Fort Irwin se siente muy honrado en acoger ese esfuerzo pionero realizado por el Departamento de Defensa junto con Clark y Acciona Solar Power”, ha manifestado por su parte el coronel Jim Chevalier, comandante del destacamento militar. “Se trata del mayor proyecto solar en el estado y demuestra el compromiso de Fort Irwin y del Ejército de Tierra para incorporar la gestión medioambiental a nivel operativo”. Según declaraciones recogidas por The New York Times, Richard Kidd, alto funcionario del Departamento de Energía, ha señalado que “francamente, el Departamento de Defensa ha estado algo retrasado en el campo de las renovables y la eficiencia energética, pero ahora está en la vanguardia”.

Responsables militares han puesto de manifiesto la relevancia estratégica del proyecto, dado que aportará energía de respaldo ante eventuales cortes en el suministro eléctrico a dos instalaciones esenciales: el centro de entrenamiento de Fort Irwin, donde se preparan tropas para la guerra contra el terrorismo internacional, y el centro de la NASA, desde donde se soportan las comunicaciones de misiones espaciales.

La experiencia de Nevada Solar One

El Desierto de Mojave, en el que se encuentra Fort Irwin, es una de las zonas con mayor nivel de insolación del país, por lo que resulta óptima para la implantación de instalaciones solares. El complejo se halla a medio camino entre Los Ángeles (California) y Las Vegas (Nevada), en un entorno muy similar al que acoge la planta solar termoeléctrica Nevada Solar One, de 64 MW de potencia, instalada por Acciona Solar Power a 51 kilómetros al suroeste de Las Vegas y conectada a red en junio de 2007. De acuerdo con los principios del programa EUL, el desarrollo y financiación del proyecto, cuyo importe se estima actualmente en torno a 2.000 millones de dólares (1.344 millones de euros al cambio actual), corre a cargo de ambas compañías, que prestarán servicios en especie (operación y mantenimiento, por ejemplo) como contraprestación a la cesión de los terrenos militares y podrán vender a la red general el excedente de energía generada, a través de dos líneas de alta capacidad existentes próximas a la base.

                

Con 500 MW, las nuevas instalaciones solares generarían unos 1.000 millones de kilovatios hora  al año, por encima de la demanda de Fort Irwin, que requieren una potencia de 35 MW en los picos de consumo. Dicha producción equivale al consumo eléctrico de unos cien mil hogares estadounidenses y evitará la emisión de unos 30 millones de toneladas de CO2 (en 30 años de vida útil), lo que equivale a retirar de la circulación unos 860.000 vehículos al año.

Un mercado prioritario para la compañía

Estados Unidos constituye uno de los mercados prioritarios para Acciona, que ya está presente con instalaciones eólicas y termosolares, y donde la compañía quiere reforzar su presencia participando en el impulso que la Administración Obama está dando a las energías renovables. Accionacuenta en la actualidad con 490 MW eólicos instalados, distribuidos en cinco parques situados en los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur, Illinois y Oklahoma, y tiene proyectos en desarrollo en otros 15 estados. La compañía posee asimismo una planta de aerogeneradores en Iowa y una planta solar termoeléctrica de 64 MW en Nevada, y prevé implantar varias adicionales en los estados del suroeste del país.

 Fort Irwin: un complejo militar y espacial de 23.000 habitantes

La base de Fort Irwin es un gran complejo militar estadounidense enclavado en pleno Desierto de Mojave, en un lugar a medio camino entre Los Ángeles y Las Vegas, ciudades de las que dista 245 km y 290 km, respectivamente. Sus más de cuatro mil kilómetros cuadrados acogen no sólo el mayor campo de entrenamiento del Ejército estadounidense, que cada mes recibe a unos cinco mil nuevos soldados procedentes de todo el país. En sus dominios se encuentra también el Centro Goldstone de Comunicaciones Espaciales de la NASA, conocido como Observatorio Goldstone. Sus enormes antenas son utilizadas para articular las comunicaciones con las misiones espaciales. Entre ellas, la estrella es una de 70 metros de diámetro, capaz de contactar con el objeto humano más alejado de la Tierra en su historia: la sonda Voyager a Marte, a 16.000 kilómetros de nuestro planeta

Todo ello hace de Fort Irwin una pequeña ciudad, de unos 23.000 habitantes entre personal militar y civil y sus respectivas familias, que cuenta no sólo con hangares y barracones, sino también con viviendas residenciales, centros de educación primaria y secundaria, centros sanitarios, cines, museos, iglesias, restaurantes y otro tipo de servicios entre los que gira la vida de la comunidad.

Más información:
www.acciona.es 

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse