Andimac, ampliar las ayudas del Plan Estatal de Vivienda a instalaciones de autoconsumo energético

Autoconsumo en comunidades de vecinos
Andimac ampliar las ayudas del Plan Estatal de Vivienda a las instalaciones de autoconsumo energético

Andimac propone ampliar las ayudas del Plan Estatal de Viviendas con los fondos bloqueados en buena parte de las Comunidades Autónomas.

Andimac (patronal de la reforma) pide ampliar las ayudas del Plan Estatal de Vivienda a las instalaciones de autoconsumo energético, después de que el Consejo de Ministros haya dado luz verde al Real Decreto que lo regulará.

La patronal explica que las CCAA -que participan en la cofinanciación del Plan como competentes en la materia- podrían extender las ayudas. Que ahora mismo se encuentran bloqueadas en buena parte de ellas, tras el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado y el consecuente adelanto electoral.

Además la ampliación de estas ayudas contribuiría al desarrollo del autoconsumo energético, puesto que abarataría el coste, de aproximadamente 5.000€ por instalación, que tendrían que soportar los ciudadanos. Y ese desarrollo, añaden desde la patronal, se traduciría en una importante rebaja del consumo; y de la factura energética, que podría reducirse hasta un 40%, según informaciones publicadas al respecto.

Regular las “comunidades de propietarios” para desarrollar el autoconsumo

Hay que poner el foco en las comunidades de vecinos, pero hoy en día el mercado español carece de una figura jurídica que regule las “comunidades de propietarios”. Esto dificultará que las instalaciones de autoconsumo se extiendan.

Un problema al que hay que dar solución mediante una serie de iniciativas que allanen el camino en materia fiscal, financiera, jurídica, de garantías. Y, muy especialmente, impulsando que los municipios cumplan con el deber de vigilancia a través del Informe de Evaluación de los Edificios (IEE).

Andimac estima que estos fondos podrían beneficiar al 55% de las viviendas en España. Porque los potenciales beneficiarios son los propietarios de viviendas habituales, ya sean unifamiliares o colectivas, que hayan sido finalizadas antes de 1996. De esta forma, podrían aprovecharlas unos 13,7 millones de viviendas de las casi 25,7 millones que integran el parque inmobiliario en nuestro país.