Asprima presenta un estudio pionero sobre eficiencia energética de los edificios

Por en 18/01/2013

Los resultados del Estudio sobre Eficiencia Energética de los Edificios, realizado por el Departamento de Construcción y Vías Rurales de la Universidad Politécnica de Madrid y promovido por la Fundación ASPRIMA, Gas Natural-Unión Fenosa, Uponor y URSA-PLADUR, acaban de ser presentados.

29 de noviembre de 2009.- El estudio supone la primera visión sobre una construcción existente de las diferencias en coste y en ahorro energético que supone el cambio de calificación energética del edificio y en él se concluye que el cambio en la calificación energética de un edificio puede generar, con leves aumentos del coste, unos ahorros en el consumo de hasta el 76% en el caso de conseguir una eficiencia tipo B frente al tipo E. El profesor Justo García Navarro, del Departamento de Construcción y Vías Rurales de la Universidad Politécnica de Madrid, director de este estudio, ha presentado hoy miércoles 25 de noviembre sus resultados en el Auditorio de Promomadrid de la sede de ASPRIMA.

 

 

El estudio ha evaluado, para un edificio ya construido, es decir, en un caso real, los costes constructivos y consumos energéticos derivados de la nueva calificación energética de viviendas, según el Real Decreto 47/2007, de 19 de enero. El escenario escogido fue Vallecas 08, un edificio de viviendas sociales de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS). 

Situado en la calle Almonte de Madrid, el inmueble está compuesto por 143 viviendas, en bloques de cinco plantas, en manzana cuadrada y con las cuatro orientaciones posibles. Esta investigación, pionera en España, ha estudiado todos los materiales presentes en el edificio, estructuras y componentes, tanto de construcción, como de aislamiento, de consumo energético o de confort y ha evaluado cómo se podría modificar dicho edificio para que obtuviese una calificación energética mejor. Además, se calcula cuánto cuesta esa modificación y, lo que es más importante, cuánto ahorro en términos energéticos y económicos supone esa mejor calificación. [La calificación energética de los edificios admitida por el Código Técnico de la Edificación es similar a la de otros productos, como los electrodomésticos: la calificación más alta es la A y la más baja, la E]

Ahorro energético y costes

Los resultados son contundentes: si se utiliza la combinación de elementos adecuada que consiga que un edificio inicialmente previsto con una calificación E pase a ser considerado B, se genera un ahorro anual en el coste del consumo energético de la vivienda de hasta el 76%. Traducido a euros, el ahorro es de 5,36€/m2, lo que quiere decir que una familia que viva en una vivienda tipo B de 90 metros cuadrados en un año se habrá ahorrado 482 euros en luz y gas frente al gasto de una vivienda tipo E.

 

 

En términos de sostenibilidad ambiental este dato es fundamental, ya que el ahorro en emisiones de CO2 es de casi 30kg por metro cuadrado anuales, es decir que en un piso de 90m2, el ahorro de una vivienda B sobre una E sería de 2700 kg de CO2/año. La comparación más clara se obtiene en función de la cantidad de árboles que serían necesarios para compensar este aumento de emisiones de la vivienda tipo E: 10 árboles sería necesario plantar cada año para compensar el exceso de emisiones de una sola vivienda tipo E frente al tipo B. [cálculo basado en la equivalencia ofrecida por el UNEP –United Nations Environment Programme–. Cada árbol de tamaño y tipo medio absorbe anualmente 3kg de CO2–]

Para valorar en otros términos la importancia del ahorro energético que supone hacer énfasis en la calificación energética de los edificios, las emisiones que cada año se ahorran en un edificio tipo B frente a uno tipo E, los 2.700 kg de CO2, es el equivalente a dejar de usar el coche durante todo el año [calculando las emisiones de un vehículo en el valor límite de 120 g/km impuesto por la exención del impuesto de circulación, recorriendo 22.500 km al año].

Lo más paradójico de este estudio es que desmitifica la creencia de que para ser eficiente hay que realizar una inversión que no compensa el ahorro. El estudio realizado por la UPM certifica que, en este edificio habría sido necesario aumentar los costes entre un 5 y un 8 por ciento para mejorar la calificación energética de E, la peor, a B, la mejor posible (ya que también se concluye que, en este edificio concreto, no se ha conseguido una calificación A aun aplicando los valores más favorables en cuanto a diseño, sistemas energéticos, materiales…). 

En palabras de José Manuel Galindo, presidente de APSRIMA, “se trata de que el promotor pueda tomar la decisión empresarial de construir un edificio con una solución de componentes integrada que garantice, por un lado, que la inversión va a redundar en un edificio con una calificación energética asegurada y, por otro, que permita al comprador conocer de antemano que la vivienda que va a adquirir le va a suponer un ahorro de costes energéticos concreto”.



El objetivo último de este estudio es que se instale en la mente tanto del promotor como del comprador el concepto de eficiencia energética, igual que ya está instalado en otras áreas de consumo, como los electrodomésticos. “Cuando uno compra una lavadora calificada como A, sabe que el fabricante ha aplicado unos estándares de producción que le garantizan que ese producto le va a suponer un ahorro en el medio plazo. Eso mismo es lo que pretendemos que sepa el consumidor cuando reflexiona sobre la mayor inversión de su vida, la vivienda”, concluyó el presidente de la patronal madrileña de promotores inmobiliarios. 

Sostenibilidad, I+D+i y Responsabilidad Social

ASPRIMA, con este estudio, quiere poner de manifiesto la importancia que las tareas de I+D+i, en especial las de innovación, tienen dentro de un proyecto de promoción inmobiliaria y la dirección que ha de tomar el nuevo modelo de sector hacia la responsabilidad social empresarial en materia de sostenibilidad medioambiental. 

El reto, que el sector inmobiliario quiere afrontar de cara al futuro es conseguir que los criterios de sostenibilidad y eficiencia energética pasen a ser considerados estratégicos en el proceso empresarial de toma de decisiones. Este estudio es el primer paso. En los próximos meses se afrontarán las siguientes fases del proyecto y este edificio “se trasladará” al resto de zonas climáticas de España y sus conclusiones se adaptarán para las ciudades de Barcelona, Málaga, Sevilla y Oviedo.

Más información:
www.asprima.es

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse