Avebiom pide un IVA reducido en la biomasa forestal para biocombustibles sólidos

Por en 06/01/2013

La aplicación conjunta de un IVA reducido del 8% a los biocombustibles sólidos -astillas y pellets-, y de una tasa de carbono a los combustibles fósiles -petróleo y gas natural-, contribuiría a generar puestos de trabajo en España.

En vista de la próxima subida del IVA en España, AVEBIOM, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa propone al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido del 8% para los biocombustibles sólidos y en combinación con una tasa de carbono sobre los combustibles fósiles.

¿Por qué?

En primer lugar, porque la biomasa de los montes y terrenos agrícolas es una fuente de riqueza local y su utilización comercial tendrá consecuencias positivas para la generación de empleo.

En segundo lugar, porque se avanzará en los objetivos del Plan Energético Español para 2020. En tercer lugar, porque reducirá los costes de la prevención de incendios, ya que los montes estarán más limpios.

En cuarto lugar, porque la dependencia energética de España, que es del 80%, se reducirá, mejorando nuestra balanza de pagos y haciendo que la economía española no esté tan a merced de los volátiles precios del petróleo y del gas natural. Las empresas serán, por tanto, más competitivas y podrán crear nuevos empleos.

Un IVA del 18% en los biocombustibles –pellets y astillas-, perjudica la creación de empleo, mientras que la aplicación de una tasa del carbono y de un IVA reducido dirigirá recursos financieros hacia la creación de empleo local, pues se estarán consumiendo combustibles locales, más baratos.

Las cuentas son fáciles: se reducen los gastos al reducir las importaciones de energía y pasar a producir, e incluso, por qué no, exportar energía, lo que favorece la creación de empleo.

La tasa del carbono y el IVA reducido en los otros países

En Austria se aplica un IVA reducido a los biocombustibles sólidos del 10%, en lugar del IVA general del 20% impuesto a los combustibles fósiles.

La tasa del carbono funciona en Suecia, Finlandia, Países Bajos, Noruega y Canadá. En éste último país existe un sistema de “cambio verde” que contempla un incremento paulatino de la tasa del carbono mientras se reducen otros impuestos. Suecia tiene la tasa del carbono más alta con 10 céntimos de euro por kg de CO2 emitido.

“Por todo lo anterior, AVEBIOM propone al Gobierno de España la inclusión de los biocombustibles sólidos en el listado de productos protegidos con la aplicación del IVA reducido del 8% y la aplicación de una tasa de carbono al petróleo y gas natural de 10 céntimos de €/kg CO2 emitido”.

Más información:
www.avebiom.org

Acerca de A.Gomez

Debe identificarse para comentar Identificarse