China: el futuro está en los vehículos eléctricos

Por en 21/01/2013

China tiene previsto vender 50.000 vehículos eléctricos en 2012. Está previsto que ese número crezca a un ritmo constante, creando así una industria a la cabeza en el mundo

 El plan de China para desarrollar una industria automotriz con que apuntala una economía sostenible puede chocar de frente con su compromiso por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Los vehículos eléctricos pueden ser la solución, siempre que la electricidad provenga de energía eólica y otras fuentes renovables.



El ambiente estaba electrificado. La marca local Chery presentaba su S18. Geely dio a conocer su Panda y BYD tenía su E6 en exposición. El objetivo de todas estas empresas es lanzar sus modelos en los próximos dos años y hacer competencia a las grandes marcas, especialmente, las japonesas.

Pero, ¿qué sucederá cuando estos modelos se queden sin batería? Esta es la gran preocupación de los compradores potenciales.



Los fabricantes de automóviles eléctricos chinos y extranjeros están trabajando para ganarse la confianza de los consumidores. Nissan ha anunciado un proyecto piloto en la céntrica ciudad china de Wuhan para desarrollar una red de estaciones de carga.

                       



Yasuaki Hashimoto, presidente de la Inversión Nissan en China , dice que “tenemos que eliminar este tipo de preocupación entre los consumidores. Los vehículos eléctricos son muy seguros y económicos. Además, no existe el riesgo de que se paren de repente. Esto se puede comprobar apenas a través de ciertos programas piloto.”



Sin embargo, diversos obstáculos se mantienen ante los vehículos eléctricos cuando se trata de productos nuevos. Además de la infraestructura y tecnología de la batería de litio, los precios son un gran desafío para introducir el vehículo eléctrico.

Es aquí donde entra el gobierno chino. Cuenta con un programa de 1.500 millones de dólares para subvencionar la investigación y un presupuesto de hasta 9.000 dólares por vehículo eléctrico para las adquisiciones por parte de compañías de taxis y agencias gubernamentales.



Aunque China va rezagada en cuanto a los motores de combustión, puede que dé un salto en la próxima tecnología de los automóviles eléctricos, como lo está dando en eólica, fotovoltaica o telefonía móvil.



China tiene previsto vender 50.000 vehículos eléctricos en 2012. Está previsto que ese número crezca a un ritmo constante, creando así una industria a la cabeza en el mundo que generará empleos y exportaciones y mantendrá un veloz crecimiento económico.



Otros beneficios son la reducción de la dependencia del petróleo y menores emisiones de dióxido de carbono (CO2). Al menos, ése es el plan.

Pero, ¿qué es lo que va a impulsar el futuro de los automóviles eléctricos en China? No va a ser esto. Tampoco eso. Ni esto, ni siquiera eso. Va a ser el carbón. ¡El 75% de la electricidad de China se produce quemando carbón!

Asimismo, los observadores señalan que los vehículos eléctricos pueden cambiar la tendencia de generar energía por emplear energías renovables.

China está realizando una fuerte inversión en energías renovables, con grandes parques eólicos, e incluso con eólica marina.



La energía eólica es la forma más barata de generar energía eléctrica y China tiene previsto multiplicar en 10 años su capacidad actual en la próxima década.

Esto debería ayudar a la visión del Ministerio de Ciencia y Tecnología de China para el desarrollo de los coches de nueva energía en 2010. Los próximos 10 a 20 años serán un periodo crítico para el establecimiento de los vehículos eléctricos en China y el resto del mundo.



BYD comercializará tres vehículos eléctricos en España en 2010: un híbrido enchufable, el F3DM, y las dos versiones del vehículo eléctrico BYD e6. 

El primero en llegar será el F3DM, un híbrido enchufable que combina el motor térmico con uno eléctrico.



Las baterías serán de iones de litio y podrán ampliar la autonomía en 100 km. De mantenerse inalterado respecto al comercializado en China, acelerará de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos, tendrá una velocidad máxima de 160 km/h y una potencia final combinando los dos motores de 168 CV.



La importación correrá a cargo de BYD Europa, con sede en Rotterdam (Holanda) y las primeras unidades estarán listas a partir del 1 de enero de 2010.

El segundo modelo en desembarcar será el e6 MPV, visto en el pasado Salón de Shanghái en versión muy avanzada y que estará disponible en dos versiones, 75 y 200 kW.



El BYD e6 75 kW tiene una potencia equivalente a 100 CV en un motor térmico, acelera de 0 a 50 km/h en 5,0 segundos, alcanza los 140 km/h de velocidad máxima y tiene una autonomía de 300 km. El tiempo de recarga estimado es de 7 horas.



El BYD e6 200 kW tiene una potencia equivalente a 272 CV en un motor térmico, acelera de 0 a 100 km/h en 8,0 segundos, pero alcanza una velocidad máxima de 160 km/h. La autonomía estimada es de 400 km y el tiempo de recarga de 7 horas.
Más información:
www.evwind.es
www.cheryinternational.com
www.byd.com

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse