Energías renovables y autoconsumo, prioridad en Europa

Por en 27/07/2015
Persiana solar exterior de Veluz

La estrategia de la Unión de Energía considera las energías renovables y autoconsumo como prioritarias para el desarrollo de una red limpia y sostenible. Por ello, ha impulsado una política energética donde los objetivos pasan por animar a los estados miembro a realizar una transición energética en la que se elimine al máximo la dependencia energética de las fuentes convencionales.

Estas ideas se recogen en el documento “Mejores prácticas en materia de autoconsumo con energías renovables de la Unión Europea”.

Para la Unión Europea, los objetivos a medio plazo son en materia de energías renovables y autoconsumo:

– Mejorar la entrega de la seguridad del suministro

– Una transición a un sistema energético sostenible, con una considerable reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

– Un desarrollo industrial asociado a un menor los costos de energía para la economía de la UE, con especial presencia de energías como la solar, eólica y la biomasa.

Autoconsumo para los consumidores

En esta apuesta por las energías renovables, el autoconsumo tiene también un papel muy destacado. En este sentido, se anima a los consumidores a beneficiarse de las nuevas tecnologías para reducir sus facturas y participar activamente en el mercado. A su vez, se garantiza así la protección de los más vulnerables.

El continuado desarrollo de tecnología punta en materia de renovables y la innovación impulsada por las políticas de la Unión ha conseguido que se avance mucho tanto en el uso a pequeña y gran escala, como en una considerable reducción del costo.

El resultado más latente es que las empresas y los hogares pueden producir cada vez más y consumir, algunas o todas, su propia electricidad. Esto puede ser instantáneamente o de manera diferida mediante el almacenamiento descentralizado, detrás del punto de conexión con la red.

Estamos ante el proceso de “autoconsumo”, donde el consumidor de energía se convierte en un “prosumidor” al ser productor y consumidor de energía renovable activo.

Este modelo de autoconsumo que ahora emerge abre nuevas oportunidades de congelación de los costos para los consumidores de energía, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (PYME), que hacen frente a altos precios de la electricidad, un hecho que les permite controlar cada vez más sus facturas de energía.

En el caso del sector residencial, la Unión Europea anima a sus consumidores a aprovechar las azoteas para proyectos solares fotovoltaicos o proyectos de autoconsumo desarrollados por RES COOP (es decir, cooperativas de energía renovable).

Este documento da una idea de las lecciones aprendidas de los sistemas nacionales de autoconsumo de la energía renovable (véase el anexo) e ilustra las mejores prácticas en esta área relativamente nueva.

Más información: “Mejores prácticas en materia de autoconsumo con energías renovables de la Unión Europea“.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse