Mire aquí

    ¿Hay esperanza aún para el autoconsumo fotovoltaico?

    Por en 02/06/2015
    Circutor-autoconsumo

    La propuesta de Real Decreto por la que se regularían las instalaciones de autoconsumo fotovoltaica en España aún no ve la luz.

    Se trata de  un borrador que se elaboró y redacto  por julio del año 2013, y en el que se plantean una serie de medidas, sobre las que se regularían las condiciones del autoconsumo,  para pequeños consumidores y también para productores.

    En el caso del pequeño consumidor, aquellos cuya instalación generadora no superaba los 100 kW de potencia, las condiciones técnicas y económicas eran abusivas. A modo de breve resumen se puede decir que son dos las medidas del borrador que perjudican claramente a estos consumidores, a saber:

    – Se establece el peaje de respaldo, un impuesto de 0,067 €/kWh que grava a la energía generada por el propio consumidor.

    – Se decide que la energía sobrante de la instalación generadora que no se consuma en el instante y se vierta a la red, no será compensada ni retribuida de ninguna forma al consumidor, ignorando así el concepto de balance neto.

    Por otro lado, la subida de un 18% del término de potencia en la factura de la luz y la bajada del 7% del término de energía, aprobadas mediante resolución del Ministerio en febrero de 2014, son una forma de desincentivar las actuaciones en materia de ahorro energético y autogeneración de energía.

    Tal como indica Daniel Pastor Rodríguez en el artículo de Suelosolar, ante este panorama tan desmotivador para el sector, ya se oyen voces de fabricantes e instaladores que denuncian el frenazo en la demanda de instalaciones de este tipo, y es que la aprobación de este Real Decreto convertiría directamente las instalaciones de autoconsumo conectadas a red en no rentables, debido a que el tiempo de retorno de la inversión se alargaría sobremanera. La mera amenaza que suponen estas medidas ya estaría consiguiendo lo que muchas voces críticas al ministro Soria sugieren: que el Gobierno pretende evitar por todos los medios la proliferación de estas soluciones energéticas en lugar de fomentarlas que es lo que debería hacerse según los tratados firmados en materia de lucha contra el cambio climático.

    Lo más llamativo es que este julio  ya habrán  pasado casi dos años desde la redacción de la propuesta y aún no ha pasado de ser, únicamente, una propuesta. El ejecutivo no ha terminado de lanzarse, posponiendo continuamente su aprobación definitiva; la penúltima fue que el Real Decreto se refrendaría en el primer trimestre de 2015, pero estamos en mayo y aún nada. La última ha sido hace un par de meses, cuando el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, aseguró que  se aprobará en verano.

    ¿Será verdad? Qué está pasando ahora

    Gracias a una iniciativa particular de recogida de firmas a través del canal change.org y con la mediación del prestigioso abogado Holtrop, se consiguió que el Parlamento Europeo admitiera a trámite una petición de investigación sobre la posible inconveniencia de las medidas recogidas en el borrador del Ministerio en lo referente a energías renovables y reducción en la emisión de gases contaminantes. La responsable de la Comisión Europea para estas competencias, Margaret Djorjevic, ya ha advertido al Gobierno español que tomarán medidas si finalmente se aprobara el Real Decreto. Se da la paradoja de que Djorjevic es subordinada precisamente de un español y compañero de partido del ministro Soria, Miguel Arias Cañete.

    A esto hay que sumarle dos noticias publicadas en los meses de marzo-abril referidas al ámbito regional de Murcia y Extremadura. En ambas Comunidades Autónomas se pretende redactar una legislación propia que compense las desventajas al autoconsumo que conllevaría el Real Decreto del gobierno central. La directora de Energía e Industria de la Junta de Extremadura, Carolina Grau, ha avanzado que subvencionaría, de alguna forma, a los autoconsumidores para compensar el peaje de respaldo. Por su parte, el gobierno de la Región de Murcia prepara una reforma de su Ley de Energías Renovables según la cual los poseedores de una instalación de autoconsumo quedarían exentos del pago de peajes.

    Paralelamente, los principales partidos de izquierda en España, es decir, PSOE, Podemos, IU y Compromís-Ecquo, junto con Ciudadanos, firmaron el pasado octubre un manifiesto que, bajo el título “Autoconsumo y/es libertad“, solicita al Gobierno que no siga adelante con esta propuesta. Es decir, ningún otro gran partido comparte esta postura del PP.

    ¿Esperanza?

    La investigación y posterior advertencia del Parlamento Europeo, es posible que sea la explicación de por qué el ejecutivo de Mariano Rajoy aún no ha refrendado la normativa, al menos en los últimos seis meses, a pesar de que prometió que lo haría en el primer trimestre. Mi impresión es que dicha advertencia podría ser motivo suficiente para que el Gobierno  de España decidiera dejar el proyecto olvidado en un cajón, ya que el hecho de aprobar el Real Decreto y, a las pocas semanas, tener que anularlo por imperativo de Europa o arriesgarse a recibir sanciones, supondría una muy mala imagen en cuanto a que dejaría en evidencia a favor de quienes se legisla actualmente en este país. Por no hablar de que sería echar más leña al fuego a la ya consabida inseguridad jurídica en materia energética.

    Pero es que además, los dos casos citados anteriormente de “desobediencia” de gobiernos autonómicos hacia el gobierno central, siendo aquellos del mismo color político que éste, podría interpretarse como que finalmente la polémica normativa podría no llegar a confirmarse. O, aún llegando a confirmarse, parece ser que las competencias autonómicas en materia de energía podrían llevarlas a legislar “contra” el Real Decreto del Gobierno, en aquellas comunidades que lo consideren oportuno, como han hecho Murcia y Extremadura.

    Por último, tras el batacazo del partido del Gobierno en las pasadas elecciones autonómicas, no es disparatado presagiar un resultado similar en las próximas elecciones generales de noviembre, en las que podría formarse un gobierno de coalición entre PSOE y una agrupación de partidos de izquierda (IU, Podemos, Compromís-Ecquo). Por lo tanto, aun poniéndonos en el peor de los casos, en el que el Gobierno finalmente aprobara el Real Decreto en verano, tal y como ha anunciado, es de esperar que, si se produce un cambio político en noviembre, este Real Decreto terminaría siendo derogado en poco tiempo, dada la postura declarada al respecto por dichos partidos.

    Estos tres motivos me hacen ver con optimismo el sector del autoconsumo en España, y espero que, por el bien del medio ambiente, de la economía de los autoconsumidores y de la propia industria del país (no solo de las grandes eléctricas), se fomenten las instalaciones de este tipo de soluciones. O, como mínimo, que no se le pongan trabas.

    Procedencia: Suelosolar.com

    Acerca de Helena

    Debe identificarse para comentar Identificarse