La cátedra Cemex de sostenibilidad profundiza en técnicas que mejoran la eficiencia enérgetica de los edificios

Por en 10/01/2013

El Gerente de Construcción Sostenible de CEMEX en España expone  algunas soluciones que permiten ahorros energéticos, tanto en  rehabilitación, como en nueva construcción

24 de febrero de 2012.-  El gerente de la compañía Termografía y  Mantenimiento, Antonio Patau, y el gerente de Construcción Sostenible de  CEMEX España, José María Merino, fueron los encargados de abrir ayer, en  Zaragoza, el nuevo ciclo de conferencias de la Cátedra CEMEX de  Sostenibilidad.

En este nuevo ciclo, se va a profundizar en las técnicas y  tecnologías que permiten mejorar la eficiencia energética de los  edificios, coincidiendo con la reciente publicación del borrador del Real  Decreto de Certificación Energética de Edificios existentes, que obligará  a certificar la eficiencia energética del actual parque de edificios.

La fase de utilización de los edificios es responsable de la mayor parte  del consumo de energía y de emisiones de gases de efecto invernadero, que  se producen a lo largo del ciclo de vida de los mismos. En el sector  residencial, la calefacción es el mayor demandante de energía, con cerca  de la mitad del consumo del sector.

Por ello, las principales regulaciones existentes en nuestro entorno (como  el Código Técnico de la Edificación español y la Directiva Europea de  Certificación Energética de Edificios) inciden en la reducción de la  demanda energética de los edificios en fase de uso como una de las medidas más eficaces para lograr un parque edificado sostenible.

En este contexto, la técnica de la termografía infrarroja es una  herramienta fundamental para el diagnóstico de la pérdida de calor en los  edificios existentes. Su empleo en auditorías energéticas de edificios es  cada vez más frecuente, ya que sirve de soporte al técnico para  diagnosticar las pérdidas de energía y al propietario, para poder  visualizarlas. Antonio Patau, especialista en la aplicación de esta  técnica, ha explicado con ejemplos prácticos las claves para la correcta  utilización de ésta herramienta, así como el enorme potencial que  representa.

El responsable de Termografía y Mantenimiento ha recordado que el Código  Técnico de Edificación obliga a los edificios a hacer un envolvente que  limite la demanda energética, un elemento que será fundamental de cara a  una auditoría energética, en la que una de las variables que se mide es el  buen o mal aislamiento de un edificio.

Según ha explicado Patau, la termografía es una técnica que se basa en la  temperatura. Todos los materiales emiten una energía infrarroja, que se  convierte en señal eléctrica por el detector, señal que se convierte en  una imagen, en blanco y negro o color. Las cámaras termográficas detectan  la radiación infrarroja invisible que emiten los objetos y la transforma  en una imagen dentro del espectro visible, en la que la escala de colores  (o grises) refleja las diferentes intensidades.

De esta manera, la termografía nos permite detectar problemas que, de otra manera, no podríamos ver?, ha comentado Patau. En este contexto, ha recordado que esta técnica ofrece múltiples posibilidades, ya que se puede utilizar para detectar pérdidas de energía en los edificios, para detectar fallos de aislamiento, localizar humedades, así como posibles fisuras en paredes y techos o localizar filtraciones de aire.

Por su parte, José María Merino ha expuesto algunas soluciones (tanto en  rehabilitación como en nueva construcción) que permiten importantes  ahorros energéticos. Así, se ha referido a los SATES (Sistemas de  Aislamiento Térmico Compuesto para Exteriores). Se trata de una solución  que se aplica en fachadas y que proporciona tanto aislamiento técnico,  como protección impermeable y mecánica, así como un terminado decorativo.

Además de sus ventajas de mejora de la eficiencia energética, Merino ha  recordado que los SATES se pueden utilizar tanto en obra nueva como en  rehabilitación, al tiempo que ha incidido en que se pueden aplicar sobre  una amplia variedad de soportes (ladrillo, bloque de hormigón), que  tiene una fácil y rápida colocación y que ofrece numerosos acabados. En  este sentido, el responsable de Construcción Sostenible de CEMEX ha  recordado que este tipo de soluciones se usan desde hace tiempo en  Alemania y ha incidido en el importante ahorro energético que han supuesto  y el consiguiente ahorro de emisiones de CO2.

Así, el objetivo de CEMEX es reducir al mínimo las pérdidas de calor, de  forma que se mantenga el confort de los edificios con un importante ahorro  en el consumo energético y factura. En la misma medida, se reduce el  impacto en el medio ambiente, ya que se rebaja el consumo de combustibles  fósiles finitos y las emisiones de CO2 que ello conlleva.

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse