La fotovoltaica aislada ayuda en Chad

Por en 21/11/2014
Krannich-sad-fotovoltaica

Dos instalaciones fotovoltaicas aisladas se han instalado en marcha por Immodo Renta Sol en la localidad de Koumra, Chad (el quinto país más pobre del mundo) con la colaboración de la ONG Solidaridad, Educación y Desarrollo. Los paneles fotovoltaicos, inversores solares, perfiles de aluminio como estructuras de montaje, acumuladores solares y el resto de materiales fueron suministrados por la empresa alemana Krannich Solar.

El primero de estos dos sistemas fotovoltaicos, de 13kW de potencia, sirvió para abastecer la demanda energética de una de las pocas escuelas de este municipio de 50.000 habitantes, capital de la provincia de Mandoul. Con una producción de 24MWh de energía renovable al año, se logra evitar la emisión a la atmósfera de 23 toneladas de CO2 anuales si lo comparamos con la generación con carbón. En el caso de la segunda instalación de energía solar, colocada en un centro de salud con una potencia de 4kW, se producen 6,6MWh anuales, de manera que se evitan las emisiones de 6,5 toneladas de CO2 al año. Dicho de otro modo, entre las dos instalaciones fotovoltaicas se podría cubrir la demanda eléctrica anual de 3.000 chadianos. Los paneles solares Lightway 245W, las estructuras de montaje de K2 Systems, los acumuladores solares BAE, y los inversores cargadores, reguladores y sistemas de comunicación de la marca Outback fueron los materiales utilizados en los dos sistemas aislados de energía fotovoltaica.

La energía solar contribuye en estos casos a impulsar dos áreas desatendidas pero profundamente necesarias en Chad como son la educación y la sanidad. En este país centroafricano de más de 11 millones de habitantes existe un índice de alfabetización alarmante: solo 1 de cada 4 personas sabe leer y escribir. Además, el principal problema de salud pública en Chad radica en la práctica inexistencia de servicios de sanidad y en la baja calidad de los mismos. Adquieren, por tanto, un papel vital las organizaciones de ayuda humanitaria, como la ONG Solidaridad, Educación y Desarrollo que ha ayudado enormemente a que estos dos proyectos pudieran llevarse a cabo.

A estos datos alarmantes hay que sumarles la subdesarrollada red de la paraestatal Sociedad de Electricidad y Agua de Chad (STEE), que solo cubre la demanda del 1,5% de la población del país, y los problemas derivados de la guerra en la vecina República Centro Africana (RCA). La ONU sitúa Chad como el quinto país más pobre del mundo, con un 80% de su población viviendo por debajo del umbral de la pobreza y una esperanza de vida de tan solo 50 años. Por ello instalaciones de energía solar como las que han sido puestas en marcha en Koumra suponen una inconmensurable ayuda para que en el ámbito escolar se puedan acoger a más niños y en el sanitario se pueda trabajar de forma ininterrumpida evitando la inestabilidad del suministro eléctrico.

Con una radiación solar anual de 1.800kWh/kWp, Chad puede aprovechar su gran potencial en energía fotovoltaica como así lo ha demostrado Immodo Rentasol, implicando 17 puestos de trabajo en estos dos proyectos, dos de ellos de nueva creación. La empresa instaladora de energía solar cuenta con un largo recorrido en el continente africano. Recientemente también puso en marcha un sistema de bombeo solar y una instalación fotovoltaica aislada en la localidad gambiana de N’Dungu Kebbeh. Para Krannich Solar, suministradora de los materiales, es un orgullo poder contribuir en proyectos de tan inmenso valor humano.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse