Las granjas porcinas apuestan por la energía solar

Por en 21/01/2013

Con 1.150 módulos fotovoltaicos de capa fina instalados sobre su cubierta, la Granja López Pomar generará una potencia nominal de 100KW y unos 1.300 KW/hora por KW instalado, evitando una huella de carbono equivalente a 102 toneladas de CO2 al año.

¿Quién dijo que una granja porcina no puede ser beneficiosa para el Medio Ambiente? la granja porcina López Pomar ubicada en Ontinar de Salz, provincia de Zaragoza lo ha conseguido instalando un total de 1.150 módulos fotovoltaicos de capa fina SCHOTT Solar ASI 100W en la cubierta de unas naves cuya superficie es de unos 6.000 m² El objetivo es claro: reducir considerablemente el coste energético y las emisiones de CO2.

El reto de adaptarse siempre a la actualidad, es algo que saben y practican los propietarios de la granja López Pomar, quienes, con más de 28 años operando y unas 1.110 cabezas de ganado porcino, han dado una vuelta de tuerca al mercado granjero, invirtiendo en tecnologías acreditadas, como la de SCHOTT Solar, para imprimir una huella verde a sus instalaciones y, así, ser cada vez más eficientes sacando el máximo partido a los recursos naturales, en este caso el sol.

El proyecto, iniciado el pasado 27 de abril y conectado a la red el 3 de noviembre, consta de 1.150 módulos fotovoltaicos de capa fina SCHOTT Solar “ASI 100W”, por lo que se estima que esta granja, que cuenta con una potencia nominal de 100 KW, generará unos 1.300 KWh por KW instalado. Esta cifra evitará la emisión a la atmósfera de 102 toneladas de CO2 al año, compensando así la contaminación que produce una instalación de estas características.

Innovación de capa fina sobre el tejado

Mejores retornos de la inversión, una mayor conversión de energía a elevada temperatura y un inmejorable rendimiento en la captación tanto de la radiación directa como difusa, son algunas de las ventajas de estos módulos de capa fina SCHOTT Solar para alcanzar grandes resultados en emplazamientos donde antes no era posible.

Asimismo, la calidad de la tecnología de capa fina de SCHOTT Solar permite mejorar la captación de la luz difusa, abriendo a la energía solar nuevas posibilidades de viabilidad en el mercado, con nuevas aplicaciones y con mejores expectativas económicas.

Según Javier López, gerente de la granja López Pomar, se decantaron por los módulos de capa fina al no poder instalar los módulos con la orientación ideal, ya que las cubiertas son de uralita y en esa zona, suele soplar un viento muy fuerte (Cierzo).

“La marca SCHOTT Solar aporta a la instalación calidad y prestigio. Dadas las circunstancias, su tecnología era la mejor elección ya que permite mejores retornos de la inversión, gracias a una mayor conversión de energía a elevada temperatura, y un mayor rendimiento en la captación, tanto de la radiación directa como difusa. Además, estos módulos son muy estables a los cambios de temperatura y la pérdida de rendimiento, con respecto a los módulos de silicio cristalino, es mínima”, afirma.

Generación energía limpia: un beneficio extra

Aparte de los aspectos económicos y de rentabilidad, Hans-Joachim Reif, Director General de PV5 Solar Concept España, empresa que ha actuado como consejera durante la instalación, además de suministrar los materiales componentes de la misma,  destaca la importancia de la concienciación medioambiental en este proyecto. Los campesinos, granjeros y ganaderos se han dado cuenta de que ya no se puede ganar dinero sólo con la producción agrícola y/o granjera / ganadera. “Hoy en día, hay que ir más allá y, aunque la prima de generación renovable, en general, y solar, en particular, haya descendido un 45%, hablamos de un negocio que ha sido y seguirá siendo rentable a medio y largo plazo” apostilla Reif.

La instalación perfectamente integrada con módulos de SCHOTT Solar ofrece una mejor imagen a la granja y genera un ahorro de emisiones de CO2 que compensa las emisiones contaminantes propias de este tipo de explotaciones. “Y es que los propietarios de la granja saben que se trata de un negocio a largo plazo y, por eso, han sido muy exigentes a la hora de elegir un módulo de alta calidad y prestigio”, comenta Alberto Zúñiga del Dpto. de Marketing de Schott Solar.

Módulos resistentes al amoniaco y otros contaminantes

Los olores, amoniaco y partículas de polvo forman parte de la idiosincrasia de las explotaciones granjeras y ganaderas. Especialmente, es el amoniaco la sustancia que se emite en mayor medida al aire como producto residual agresivo, lo que puede acelerar el envejecimiento de los módulos fotovoltaicos y, en consecuencia, influir negativamente en su potencia y rendimiento.

SCHOTT Solar, en colaboración con la Sociedad Alemana de Agricultura (DLG e.V.), desarrolló en 2010 un procedimiento estandarizado de ensayo para módulos solares destinados al sector agropecuario. En el centro de ensayo en Groß-Umstadt, sus técnicos simularon las condiciones que los módulos fotovoltaicos tienen que resistir en la agricultura y ganadería. Tras efectuar las pruebas, se constató que los módulos fotovoltaicos de SCHOTT Solar “ASI™ 110 DG (97-105 KW) de doble vidrio superaron el ensayo y son idóneos para su uso en la agricultura y ganadería, resistiendo incluso la influencia ambiental de un establo durante más de 20 años.

“Los ensayos han demostrado que los módulos de SCHOTT Solar son resistentes al aire ambiental amoniacado de un establo y por lo tanto se degradan menos que los instalados en una vivienda normal”, explica Winfried Gramate, director responsable del proyecto del DLG, que añade: “Sólo los módulos de alta calidad, resistentes a condiciones extremas y con una larga vida útil, pueden tener un alto rendimiento durante mucho tiempo”.

“El módulo optimizado de doble vidrio SCHOTT ASI, es un desarrollo del módulo vidrio – folio, para lo que hemos recurrido a nuestra acreditada tecnología de doble vidrio. Mediante este tipo de construcción, el módulo es aún más resistente contra las influencias ambientales de todo tipo, lo que hace que el módulo de doble vidrio SCHOTT ASI sea un producto ideal para los clientes del ámbito agrícola y ganadero, donde ciertos contaminantes del aire agresivos, como por ejemplo los vapores de amoniaco, resultan un problema importante para las instalaciones solares. Nuestro módulo solar es actualmente el único módulo de capa fina con el sello del ensayo “Resistencia al amoniaco” de la Sociedad Alemana para la Agricultura DLG”, comenta Thomas Block, Product Manager Strategy and Business Development de SCHOTT Solar AG.

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse