Lo que debe saber sobre los certificados energéticos

Por en 03/09/2013
Escala-certificacion-energetica

¿Sabe que si  su inmueble está en venta o alquiler, según este R.D, tendrá que realizar la certificación energética obligatoria que exige la Ley?

¿Qué es una certificación energética?

La certificación energética es la clasificación del consumo energético del inmueble (residencial, comercial u oficinas) en función de las emisiones de CO2 emitidas a la atmósfera en la generación de esa energía demandada por el inmueble.

La certificación energética de viviendas es, por lo tanto, una herramienta para medir el nivel contaminación que aporta nuestra vivienda a la atmósfera.

Siguiendo la directiva europea Directiva 2002/91/CE, España se suma a ella mediante el R.D. 235/2013 de 5 de abril.

Si su inmueble está en venta o alquiler, según este R.D, tendrá que realizar la certificación energética obligatoria que exige la Ley.

La empresa de Certificación Energética, ABC realiza la certificación energética obligatoria, tanto con el método general como simplificado, para obra nueva y edificios existentes, con técnicos altamente cualificados.

¿Cómo se establece la certificación energética de una vivienda?

Los inmuebles se clasifican por letras, siendo la A la de un consumo más eficiente y la G la de menos. Todos tenemos en la cabeza la tarjeta de los electrodomésticos. La clasificación de los inmuebles y su etiqueta de certificación energética es exactamente igual.

Sin embargo, en los electrodomésticos, que la fuente de energía que los alimenta es siempre la misma, la electricidad, por lo que hacer el comparativo de eficiencia entre ellos resulta relativamente sencillo. Pero en la certificación energética de un edificio, que la fuente de energía tiene orígenes diversos, no lo es tanto.

Como esas fuentes de energía no son comparables entre sí, se ha establecido como criterio para establecer la eficiencia energética en los edificios las emisiones de CO2 que se generan en la producción de la energía necesaria satisfacer la demanda del inmueble bajo unos niveles de confort establecidos.

Una baja emisión de CO2 supondrá una buena certificación, y va siendo más deficiente en función del aumento de estas emisiones.

Para realizar la certificación energética de una vivienda se tienen en cuenta, además de la fuente de energía, una serie de factores particulares de cada inmueble, como son el tipo de instalaciones, eficiencia de las mismas, configuración de los cerramientos, horarios, uso, etc. Con esto se realiza un certificado particularizado para cada inmueble.

Existen dos tipos de certificados energéticos en viviendas:

–  General: es necesario conocer los pormenores del inmueble (composición del cerramiento, horarios de uso, rendimiento real de equipos de calefacción y/o refrigeración, etc.). Rara vez es aplicable en edificios existentes puesto que en éstos se desconocen datos necesarios para su elaboración.

–    Simplificado: más sencillo. Cuando no se conocen datos se basa en estimaciones, por lo que es el apropiado para la inmensa mayoría de los inmuebles existentes.

Fuente:

Web: www.abccertificacionesenergeticas.com

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse