Mire aquí

    Presente y futuro de los motores de combustión

    Por en 21/07/2015
    Bosch motor alta presión

    El motor de combustión interna como base para una movilidad eficiente

    El motor de combustión interna seguirá desempeñando todavía un papel importante en la próxima década. Dentro de 5 años, más del 90% de los nuevos vehículos serán propulsados, al menos parcialmente, por combustibles fósiles. Así, la moderna tecnología de combustión es la base para una movilidad eficiente.

    Los modernos motores de combustión interna han logrado avances técnicos significativos en los últimos años, como se demuestra claramente en Europa. Desde el año 2000, las emisiones de CO2 de la flota europea se han reducido en una cuarta parte, a pesar de que el rendimiento y el peso del vehículo se hayan incrementado en el mismo período. El consumo de combustible medio para un coche compacto con motor de gasolina está hoy en día, a menudo, por debajo de 7 l/100 km, y en menos de 5 l/100 km para los motores diésel.

    Sin embargo, ya no es suficiente con que los sistemas de propulsión sean simplemente eficientes en consumo para convertirse, además, en más limpios. Basta con echar un vistazo a la exigente normativa sobre emisiones Euro6. Hacer que los propulsores sean tan limpios como eficientes, requiere de una tecnología particularmente sofisticada y Bosch dispone de una serie de avances diseñados para lograr este objetivo. Para los motores de gasolina, por ejemplo, elevando la presión de la inyección directa desde los actuales 200 hasta los 350 bares. Una presión de inyección más alta hace que el combustible sea más finamente pulverizado, lo que reduce significativamente las emisiones de  partículas.

    Bosch también está prestando especial atención al desarrollo continuado del motor diésel. Esta tecnología es clave para conseguir los objetivos de emisiones de CO2 del parque automovilístico europeo, que no serían alcanzables sin ella. Para mejorar aún más el diésel limpio, una de las tecnologías clave es el “Denoxtronic”, que puede reducir el óxido de nitrógeno hasta en un 95% en ciclos de conducción reales. Además, combinando sistemáticamente una combustión más limpia, optimizando la recirculación de los gases de escape y aplicando un tratamiento a estos gases, se pueden reducir significativamente las emisiones.

    La electromovilidad hará que los motores diésel y gasolina sean aún más eficientes

    En el camino hacia la movilidad del futuro, Bosch ve que el motor de combustión seguirá siendo la base para una movilidad eficiente hasta bien entrada la próxima década, incluso aunque el sistema propulsor esté electrificado. Durante los próximos 5 años, la tecnología de Bosch relacionada con el propulsor, puede reducir el consumo de los motores diésel en un 10%, y la de los motores de gasolina en casi un 20%.

    De acuerdo a las previsiones de Bosch, en 2025, el 15% de todos los vehículos de nueva matriculación contará con al menos un sistema de propulsión híbrida.

    Cuando se trata de vehículos grandes y pesados, sin embargo, la optimización del motor de combustión interna ya no resulta del todo suficiente. Bosch cree que para que el parque pueda cumplir en 2021 con los objetivos fijados por la UE en cuanto a niveles de CO2 se refiere, los sistemas de propulsión híbridos deberán estar disponibles para todos los SUV del mercado.

    Particularmente en los híbridos e híbridos enchufables, Bosch observa un gran potencial de mercado en el futuro. Para 2020, espera que más de 9,5 millones de ellos hayan salido ya de las líneas de producción.

    Esto viene a demostrar que la electrificación no es un competidor para el motor de combustión interna, sino que lo complementa. El nuevo “Boost Recuperation System” de Bosch es un buen ejemplo de ello. El híbrido básico de 48 voltios permite una reducción de las emisiones de CO2 de alrededor del 7% en el ciclo de conducción de vehículos compactos. Esto se logra principalmente a través de la recuperación de la energía de frenado. Una función de conducción “a vela” o por inercia, que apaga el motor a altas velocidades por medio del sistema Start/Stop, puede aumentar aún más el ahorro de combustible. El híbrido de 48 voltios cuenta también con una función de “impulso” que viene a demostrar que en los híbridos de nivel más básico, un ahorro de combustible va de la mano del placer de conducir. Cuando los conductores pisan el pedal del acelerador, el motor eléctrico apoya al motor de combustión interna con hasta 150 Nm de par motor.

    Acerca de A.Gomez

    Debe identificarse para comentar Identificarse