Transporte eficiente: importante para la sostenibilidad

Por en 28/07/2015

El transporte eficiente sigue siendo una prioridad en la Unión Europea y en los países emergentes. En este sentido, giZ ha publicado un Texto de Referencia donde se analiza nlas medidas e instrumentos para aumentar la eficiencia energética en el transporte urbano.

Los países en desarrollo y las economías emergentes están experimentando un rápido aumento en la demanda de energía del transporte.

Las altas tasas de crecimiento de la población y urbanización están provocando que las necesidades de transporte aumenten, lo que junto con una clase media emergente que aspira a la utilización de vehículos automotores privados, significa que el consumo de combustible también está creciendo.

Por lo tanto, ya no es un lujo sino una necesidad el establecer un sistema de transporte eficiente que responda a la demanda, pero que consuma tan poca energía como sea posible. Esto es importante ya que el transporte rápido y seguro de personas y bienes es un requisito previo para el crecimiento económico. Considerando los desafíos del cambio climático, los recursos limitados de petróleo, los aumentos del precio de la energía, la contaminación ambiental y los riesgos para la salud, es esencial que tomemos el camino correcto con el fin de hacer frente a la creciente demanda de transporte.

Los tomadores de decisiones en las ciudades en desarrollo se enfrentan al reto de establecer sistemas sostenibles de transporte urbano. la búsqueda de la eficiencia energética es una gran oportunidad para lograr este objetivo.

Las medidas de eficiencia energética no sólo reducen el consumo de combustible, sino que también nos ayudan a resolver otros problemas relacionados con el transporte. organizar y operar de manera eficiente el transporte urbano reduce los costes (de energía); y también disminuye la congestión, las emisiones de ruido, la contaminación del aire local, los riesgos de accidentes y las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, asegurando al mismo tiempo el crecimiento económico.

Mejorar la eficiencia energética significa utilizar menos energía para prestar el mismo servicio o nivel de actividad, o representa sacar más provecho de un servicio por la misma energía. Una reducción relativa del consumo de energía puede estar asociada con los cambios tecnológicos, pero también se puede lograr mediante una mejor organización y administración, y a través de los cambios de comportamiento.

Los combustibles producidos a partir del petróleo constituyen, con mucho, la mayor parte del consumo de energía final en el sector transporte. en europa, américa latina y la india, el diesel es el principal combustible utilizado en el transporte, mientras que en américa del norte, oriente Medio y los países de la ocde de la región del Pacífico, predomina la gasolina. en la antigua Unión soviética, el gas natural comprimido (gnc) y gas licuado de petróleo (glP) constituyen una parte relativamente grande de combustibles de transporte. Sólo una pequeña proporción de la energía utilizada se deriva a partir de gas natural, electricidad o biomasa. No obstante se prevé que la proporción de combustibles renovables aumente, los combustibles a base de petróleo continuarán dominando en el uso de energía para el transporte en una proporción de más del 90%.

El transporte energéticamente eficiente ofrece un enorme potencial para reducir la demanda, tanto para el petróleo y la energía en general. la aie estima que las tecnologías avanzadas y los combustibles alternativos (p. ej. vehículos híbridos, vehículos eléctricos y vehículos de celdas de combustible) pueden reducir la intensidad energética del transporte de un 20 a un 40% para el año 2050, en compa- ración con su propio Escenario de Referencia. Estos logros también podrían reducir a la mitad la necesidad de combustibles fósiles. Sin embargo, aunque la intensidad energética se reduzca, es probable que la demanda de energía total aumente por encima de los niveles actuales debido al incremento global de la demanda para el transporte y la motorización. Para reducir la demanda futura de los nive- les actuales, es necesario no sólo que cambiemos a modos de transporte más eficientes, sino también que reduzcamos el total de la demanda global per cápita para los viajes.

Es necesario fomentar la eficiencia energética en el transporte en tres niveles diferentes. Hay potencial para lograr una mayor eficiencia energética de los vehículos individuales (eficiencia de los vehículos) y de los viajes (eficiencia de los viajes), así como del sistema completo de transporte (eficiencia del sistema).

En correspondencia con estos tres niveles de eficiencia energética en el transporte, existen tres estrategias básicas para mejorar la eficiencia energética:

-evitando el aumento de la actividad de transporte y reduciendo la demanda actual de transporte; „„

-cambiando la demanda a modos más eficientes de transporte;

-Mejorando los vehículos y los combustibles utilizados.

giZ resumió estos principios en el enfoque evitar-cambiar- Mejorar (ecM), que proporciona un marco integral para que la acción estratégica fomente el sistema de transporte sostenible.

Cada estrategia aborda un nivel diferente de la eficiencia energética: evitando/reduciendo la demanda de transporte, se mejora la eficiencia del sistema; cambiando la demanda, se aumenta la eficiencia de los viajes; y mejorando los vehículos y los combustibles, se incrementa la eficiencia del vehículo.

http://www.sutp.org

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse