Tres empresas vascas impulsan un vehículo sostenible de ocio

Por en 01/10/2014
Proyecto Smotion 2

 Seis profesionales de tres firmas vascas se han unido en una alianza para impulsar la movilidad inteligente del siglo XXI. La idea es concebir y diseñar nuevos productos de movilidad utilizando nuevas tecnologías y sistemas energéticamente sostenibles. Esta alianza trabaja ya en el desarrollo de un pequeño vehículo sostenible de ocio que podría lanzarse en un plazo cercano a los cinco años.

A comienzos de verano se ponía en marcha una innovadora alianza empresarial entre 6 profesionales de tres firmas vizcaínas (Klap, Mandesso Design y Machimbarrena Design) denominada SMOTION, acrónimo de Smart Mobility Products Alliance, con el fin de dar respuesta al nuevo escenario de movilidad en el que nos encontramos.

La idea de los seis profesionales que participan en Smotion es investigar, proponer, concebir y diseñar nuevos productos y soluciones en el ámbito de la movilidad inteligente. Los participantes -provenientes de los ámbitos del diseño de transporte y urbano, la ingeniería y la comunicación- trabajan ya en el desarrollo de un pequeño vehículo de ocio que se caracterizará por su eficiencia y sostenibilidad energética.

En este ambicioso proyecto, que podría ver la luz antes de cinco años, se pretende dar entrada a nuevos socios para el desarrollo de diferentes propuestas, “con especial interés en las industrias de las TIC, los materiales y el estudio de nuevos comportamientos sociales”, adelanta Manu Alvárez, de Mandesso Design, coordinador de Smotion.

A juicio de este responsable, “nos encontramos en un momento histórico en el campo de la movilidad, similar al que se vivió hace ahora 100 años con la aparición al mismo tiempo del automóvil, el teléfono y la aviación comercial, que cambiaron el concepto de distancia y movilidad tal y como se entendía hasta entonces”.

Claves de los nuevos proyectos

Alvarez hace hincapié en que los actuales cambios sociales (demográficos, la distribución de la población en grandes ciudades, etc.) unido a los avances tecnológicos, la democratización de la tecnología y la irrupción de las TIC y las redes sociales, “representan el punto de partida para cambiar el concepto de los productos de movilidad tal y como la entendemos hoy en día”. Los nuevos vehículos que se diseñen “deberán ser inteligentes, interconectados entre sí y adaptados al entorno a través de las TIC”, explica Alvarez.

Este responsable adelanta que el proyecto ha de enfocarse hacia la movilidad inteligente, es decir, que usará los recursos adecuados y suficientes para que cada desplazamiento concreto sea eficiente, maximizando los recursos empleados. “¿Tiene sentido –se pregunta Alvarez- utilizar un vehículo 4×4 de 2.000 kilos de peso para desplazarse a cine dentro de la propia ciudad?”.

Otras claves importantes que el nuevo proyecto tendrá que resolver será su carácter ‘infotizado’, es decir, que incorpore una conexión permanente a redes sociales e Internet para interactuar con el entorno, o que incluso contemplen su conducción autónoma, “una realidad que está mucho más cercana de lo que imaginamos”.

De igual modo, ha de contemplarse el mínimo impacto de los productos, es decir que tengan reducido impacto en su fabricación, pero también en su uso habitual y en el momento de su desecho final.

Por último, Manu Alvarez hace hincapié en dar valor al concepto de ‘No Moverse. A juicio de este diseñador industrial, los nuevos productos de movilidad generarán “nuevas oportunidades de negocio, como es el caso del diseño de nuevos sistemas de aparcamiento inteligentes cuya gestión se hará desde cualquier dispositivo electrónico”.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse