Triciclos eléctricos reparten mercancías en Barcelona

Por en 12/03/2014
triciclos-electricos-Barcelona

La iniciativa tiene una duración de 6 meses y cuenta con una micro-plataforma de distribución de mercancías situada en el Paseo Lluís Companys. El material se distribuye gratuitamente mediante triciclos eléctricos. La prueba piloto se fija como objetivo reducir un -5,3% los desplazamientos con furgoneta y camión que actualmente se producen al casco antiguo de la ciudad.

El Ayuntamiento de Barcelona, mediante el Área de Prevención, Seguridad y Movilidad ha iniciado una prueba piloto de distribución urbana de mercancías en el Distrito de Ciutat Vella. La concejalía de movilidad se ha fijado como una prioridad velar por el correcto funcionamiento de la movilidad sostenible del transporte público y de la distribución de las mercancías y en este sentido, la iniciativa se enmarca entre los objetivos estratégicos de este mandato.

Hace falta tener en cuenta que actualmente la distribución urbana de mercancías en las áreas centrales de la ciudad supone un reto logístico para|por los distribuidores que se encuentran con espacios complejas, desde el punto de vista de la movilidad, por la entrada y salida de vehículos (calles estrechas, radios de giro muy pequeños, gran afluencia de peatones, etc..).

Estas características, propias de estos ámbitos urbanos, limitan el uso del vehículo privado haciendo necesario estudiar el uso de otro tipo de vehículos más pequeños, más ágiles y más sostenibles.

con el Fin de abordar este reto, el Ayuntamiento de Barcelona lleva a cabo esta prueba piloto que consiste en la distribución de las mercancías mediante una empresa especializada del sector (que ya estaba operando en algunos puntos del Distrito) en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera. La novedad es que para hacer efectivo este reparto se ha construido una micro-plataforma situada en el Paseo Lluís Companys, creando así un minio-muelle de carga y descarga en el barrio de la Ribera, desde el cual, mediante triciclos eléctricos se efectúa el reparto de las mercancías, en el recorrido que se conoce como “la última milla”.

Los objetivos del proyecto son :

  • Utilizar una infraestructura para la distribución urbana de mercancías ágil, moderna y sostenible, en el marco del concepto smart city.
  • Voluntad de solucionar los problemas distribución en los cascos urbanos dentro del horario de regulación de sus accesos.
  • Trabajar para dar cobertura en todos los establecimientos comerciales, estén donde estén, facilitando, agilizando y flexibilizando la distribución de mercancías.
  • Poner al servicio de los operadores una herramienta que les ahorre costes de tiempo y de kilómetros recurridos.
  • Evitar posibles escenarios de inseguridad vial en el reparto actual de mercancías.
  • Ahorrar emisiones de contaminantes y consumos de combustible en los centros urbanos.

La prueba piloto se inició a finales del año pasado y tiene una duración de 6 meses. El Ayuntamiento de Barcelona ha llevado a cabo una campaña de difusión entre los operadores de distribución y los comercios de la zona, para ofrecerles este servicio gratuitamente durante medio año y hacerlos así partícipes de la prueba. En día de hoy ya participan 5 operadores.

El horario de apertura del mini-muelle de carga y descarga es a las 08:30 horas. Esta infraestructura cuenta con dos plazas de aparcamiento para furgonetas o camiones pequeños, con una zona de administración y vestuarios y con un pequeño almacén. Los enlaces de mercancía se pueden hacer del lunes al viernes entre las 09:00 horas y las 10:00 horas, mientras que la recogida de la mercancía que no se ha podido entregar o que se tiene que enviar a otra ubicación es entre las 18:30 horas y las 19:30 horas.

Las mercancías que se pueden distribuir mediante esta plataforma son básicamente de paquetería (sobres, paquetes y cajas de pequeñas dimensiones).

La prueba se realiza con vehículos de motor eléctrico y carrocería de triciclo, que posibilitan mover cargas de hasta 180 kg en cualquier espacio. Este tipo de vehículos permiten garantizar la seguridad y la accesibilidad en el transporte además de ofrecer valores de eficiencia, ahorro de tiempo y sostenibilidad.

La prueba piloto se marca como objetivo llegar a las 120 operaciones diarias, con 16,8 km realizados por triciclo y día, hecho que permitiría alcanzar un ahorro del 5,3% de los desplazamientos en furgoneta y camión que actualmente se producen en la zona del casco antiguo de la ciudad. En la práctica esta reducción del 5,3% equivale a 225 kilómetros menos de desplazamientos en furgoneta y camión y en consecuencia el correspondiente ahorro en emisiones contaminantes y contaminación acústica. La medida permitirá que el Gobierno Municipal evalúe el nivel de cobertura de la prueba, la eficacia de los vehículos, y el balance económico de la medida de cara a valorar su continuidad.

La iniciativa, que ha sido impulsada desde la Dirección de Movilidad, junto con el Distrito de Ciutat Vella, la Dirección de Comercio y el Instituto de Paisaje Urbano cuenta con el apoyo de SABA y del programa europeo SMILE, Smart Green Innovative urban Logistics for Energy eficiente mediterranean cities.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse