Una economía basada en energía limpia: objetivo de Europa

Por en 06/12/2016
vivienda sostenible

Una economía basada en energía limpia es el objetivo de Europa. Por ello, la Comisión Europea ha presentado un nuevo paquete de medidas. El objetivo, gestionar la transición hacia una economía basada en energía limpia. la Comisión da prioridad a la eficiencia energética. Así, se fija el objetivo de mejorar el 30% la eficiencia energética global de la Unión para 2030. Para asegurar tal fin, se centrará los siguientes ámbitos:

  1. Mejora el marcos legislativos que promueven la eficiencia energética. También aquellas leyes que impulsan y la financiación privada de energías renovables. Un cambio que impulsa legislativamente las medidas de ahorro y eficiencia.
  1. Promoción de aparatos domésticos más eficientes: Se busca el diseño de electrodomésticos con menos consumo de energía. Para ello, se amplía el número de aparatos susceptibles de ser etiquetados energéticamente. Se mejora el testeo de aparatos. Además, se introducen nuevos requisitos para los aparatos de aire acondicionado. Un paso que contribuirá a reducir la tarifa eléctrica de los consumidores.
  1. Renovación de edificios y descarbonización. Se quiere acelerar el ritmo de la renovación de edificios. Para ello, se fija un marco estable que permita la descarbonización de edificios. Esto generará más empleo y beneficios económicos.

La economía basada en energía limpia pide cambios en la política de Eficiencia Energética

La iniciativa de la Comisión quiere actualizar la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/UE. También alinear los objetivos de eficiencia energética con el marco de acción de Energía y Clima EU 2030. Todo ello mediante cambios en sus principales directivas.

Esto cambios son:

  1. Optimizar la medición y facturación del consumo de energía. En concreto, en el caso de calefacción y refrigeración.
  1. Alargar hasta 2030 las obligaciones de eficiencia energética para suministradores y distribuidores de energía. Tendrán que seguir demostrando un ahorro del 1,5% anual de sus ventas anuales de energía. Eso o adoptar medidas equivalentes propuestas por los países Miembros.

Lo cambios de la Comisión Europea también repercuten en la Directiva de Rendimiento Energético de Edificios. Se quiere que sea “Smart” (inteligente). Para ello, promueve el uso de TICs y tecnologías modernas. Se incluyen la automatización de los edificios y las infraestructuras de carga de vehículos eléctricos.

Otro punto es que quieren que sea “Simple”. ¿Cómo? Pues racionalizando o eliminanado las provisiones que no rindan como se espera.

“En marcha una subvención para edificios inteligentes”

La Comisión quiere que los cambios sean “de ayuda a la renovación de edificios”. Esto se traduce en fortalecer todos los vínculos. Aunar un ritmo más rápido de renovación de edificios, la financiación y los certificados de rendimiento energético. También reforzar las provisiones para estrategias nacionales de renovación de edificios a largo plazo. El objetivo, descarbonizar el stock de edificios para mediados de siglo.

La Comisión pone en marcha una subvención “inteligente” para edificios inteligentes. Se busca así desbloquear la financiación privada para medidas de eficiencia energética y renovables en edificios.

La meta es que la UE no solo se adapte a esta transición hacia una energía limpia, sino que la encabeza. Por ello, se comprometen a reducir las emisiones de CO2 en al menos un 40 % de aquí a 2030. Al mismo tiempo, se moderniza la economía de y se crea crecimiento y empleo. Las propuestas tienen tres objetivos. Uno, convertir a la UE en líder mundial de energías renovables. Dos, dar prioridad a la eficiencia energética,. Y tres, ofrecer un trato justo a los consumidores.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse