Smart Cities, la tecnología al servicio de las ciudades

Por en 02/06/2015
Fundacion-construccion

Smart Cities, la tecnología al servicio de las ciudades: Vivimos, cada vez más, en un mundo tecnológico. Trabajamos con equipos informáticos, hacemos un uso continuado de los smartphones, tabletas, participamos en redes sociales, leemos en soporte digital. Se puede decir que no hay sector desvinculado de las grandes posibilidades de este revolucionario desarrollo. Las ventajas que puede obtener la ciudad y su población, con el apoyo de las nuevas tecnologías, dan lugar a las ciudades inteligentes.

¿Qué es una ciudad inteligente? 

Conocidas globalmente como Smart Citiesson aquellas que apuestan decididamente por un desarrollo eficiente de la urbe, configurándola como habitable y sostenible. El soporte que brindan las tecnologías de la información y comunicación supone la génesis de este concepto. Pero además, se añaden otros criterios necesarios como son la participación ciudadana activa, la búsqueda del incremento de la calidad de vida y la eficacia de los recursos disponibles.

En la actualidad la mitad de la población mundial vive en áreas urbanas, y se estima que sea el 70% en 2050. En las ciudades se producen sinergias, se mejoran rendimientos económicos y se potencia el desarrollo. Sin embargo, el crecimiento de éstas por encima de determinados límites y muchas veces sin criterios de planificación correctos, produce claras deseconomías de escala.

El caso más claro para el ciudadano son los atascos. Pero se añaden muchos otros: contaminación, coste creciente de abastecimiento de agua -recurso siempre escaso-, gestión de residuos, incremento del precio de la vivienda, etc. Es por lo tanto fundamental una gestión de la ciudad de manera inteligente, con el apoyo de todos los medios disponibles para mejorar la vida del ciudadano con el máximo respeto al entorno.

Recientemente se ha celebrado en Madrid el I Congreso de Ciudades Inteligentes. Uno de los organizadores ha sido la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI). Creada en 2012, persigue intercambiar experiencias y trabajar conjuntamente para desarrollar un modelo de gestión sostenible y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Comenzó su actividad en 2012 con 25 ciudades, y actualmente ya suma 62. Los municipios de menos de 50.000 habitantes no pueden formar parte de la junta directiva, pero si beneficiarse del desarrollo de esta organización.

Smart Cities: Modelo de ciudad

En el citado congreso se expuso cómo se configura una Smart City. Existen cuatro niveles, ordenados de menor a mayor jerárquicamente:

1.- Implantación de tecnología en los servicios urbanos como son la gestión del agua, del tráfico, de los medios de transporte, de los residuos, de la iluminación, etc.

2.- Plataformas tecnológicas. Se encuentra en una fase incipiente. Se trata de crear centros de operaciones municipales integrados para gestionar todos los servicios en un único espacio. Desde la Federación Española de Municipios y Provincias y la RECI se está trabajando en crear un sistema homogéneo y estándar para sacar a concurso la construcción de plataformas tecnológicas. Al ser algo novedoso, existen dificultades en pliegos y en la interoperabilidad de los actores implicados.

3.- Programas inteligentes. En este escalón superior, la plataforma que gestiona todos los datos de la ciudad necesita el desarrollo de algoritmos que actúen en función de la situación. Es decir, si ocurre una eventualidad en un servicio, implicará que suceda algo en otros. Reacciones ante emergencias, tráfico, incidencias en transporte público, variaciones atmosféricas, etc. Estos algoritmos tienen una parte aplicable en otras ciudades y otra propia del funcionamiento particular de cada una.

4.- Actitud predictiva. Hasta ahora el nivel es de funcionamiento reactivo, la plataforma recibe datos y actúa. Sin embargo, todas las herramientas expuestas nos generarán un conocimiento que permita prever situaciones y poner medios oportunos de acuerdo con las previsiones.

Vivienda

Al enfoque general de gestión inteligente de la ciudad, es interesante añadirle el estudio de la vivienda con un criterio de eficiencia y tecnología aplicada. Los hogares españoles consumen el 17% de toda la energía final y el 25% de electricidad. El parque inmobiliario español tiene un gran potencial de ahorro de energía. Esto evidencia la necesidad de una búsqueda de calidad en la construcción y de rehabilitación con criterios de ahorro energético. El ciudadano debe ser consciente de los consumos, tanto si busca nueva vivienda en alquiler como en compra. Recientemente, ha surgido la batería Tesla, que se podrá usar en viviendas para acumular la energía generada por paneles solares, planteando una revolución. La vivienda sostenible es un reto donde debemos concentrar esfuerzos.

En nuestro país se están tomando medidas adecuadas para el desarrollo de las Smart Cities. El pasado mes de marzo, se aprobó el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, dotado con un presupuesto de 153 millones de euros. Es importante que los gobiernos y los ciudadanos sean conscientes de los beneficios que generan estas inversiones. Además, generar empleo también pasa por cambiar el modelo a través de las tecnologías y la búsqueda de la eficiencia y sostenibilidad.

*Fuente: Foro Provivienda (El Mundo)

Sobre Ignacio Ortiz

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid. Especialidad Urbanismo y Ordenación del Territorio. Experiencia en obra civil como jefe de obra, principalmente en la ejecución de urbanizaciones, incluyendo la recuperación de espacios degradados en zonas de especial protección medioambiental. En la actualidad dedicado a la consultoría inmobiliaria, valoración de suelo, de edificación, análisis de la normativa urbanística, estudios de mercado, propuestas de comercialización y recomendaciones de precio en la empresa Foro Consultores Inmobiliarios.

Acerca de Helena

Debe identificarse para comentar Identificarse