95 puntos de recarga rápida de acceso público en Madrid

95 puntos de recarga rápida de acceso público en Madrid

Los 95 puntos de recarga rápida que junto a los 118 puntos de recarga lenta existentes, hacen un total de 213 estaciones de vehículos eléctricos.

Los 95 puntos de recarga rápida resultan primordiales para dotar a la capital de una extensa infraestructura que impulse la electromovilidad; y, con ello, mejorar la calidad del aire, convirtiendo a la ciudad en capital de la movilidad sostenible.

Alineado con este propósito Carabante, delegado de Medio Ambiente y Movilidad ha inaugurado el primero de los 36 nuevos puntos de recarga rápida para vehículos eléctricos; y que se sumarán a los 59 ya existentes haciendo un total de 95 puntos de de recarga rápida tras la reciente firma de siete convenios con otras tantas empresas: Endesa (implantará diez puntos de recarga); Repsol (ocho), Drivethecity (siete), Iberdrola (cuatro), Naturgy Iberia (tres); Galp (tres), y Sudel (uno). La duración de estos convenios para promover el desarrollo de la red de recarga rápida en espacios de acceso público es de cuatro años; con posibilidad de prórroga de dos años más mediante acuerdo expreso entre las partes.

De esta manera, junto a los 118 puntos de recarga lenta existentes, los ciudadanos contarán con un total de 213 puntos de recarga para sus vehículos eléctricos. Además, Madrid dispone de 287 estaciones eléctricas exclusivas para la flota municipal.

Carabante ha estado acompañado en su visita a la estación de servicio Ballenoil que se ubica en la calle Sinfonía, 9; donde Iberdrola ha situado una de las cuatro bases de recarga rápida comprometidas, por el concejal del distrito de Latina, Alberto Serrano.

El Ayuntamiento continúa trabajando para mejorar las condiciones ambientales urbanas y para optimizar el consumo de energía en el municipio, fomentando una movilidad más sostenible como instrumento al servicio de la reducción de emisiones de gases con efecto invernadero.

Madrid 360, el acelerador de la electrificación

La nueva normativa obliga a que antes del 2023 todos los aparcamientos de edificios no residenciales cuenten con, al menos, un punto de recarga por cada 40 plazas. En todo caso, el primer punto eléctrico de recarga se exigirá a partir de las primeras 20 plazas. Por cada 40 plazas más se sumará una con instalación eléctrica, es decir, a partir de 80 plazas serían dos puntos de recarga, a partir de 120, tres puntos y así sucesivamente.

Por otro lado, el texto normativo obliga a que, en los edificios residenciales todos los aparcamientos de nueva construcción instalen canalizaciones para recarga eléctrica hasta el 100 % de las plazas. Si se trata de una ampliación o reforma, deberán instalar canalizaciones hasta el 70 % de las mismas.

En edificios no residenciales y aparcamientos públicos de nueva construcción, las canalizaciones cubrirán al menos el 25 % de las plazas; y se instalará un punto de recarga por cada diez plazas. Si se trata de una ampliación o reforma, se instalará un punto de recarga por cada 40 plazas.

Doce millones para 1.900 puntos de recarga

Los esfuerzos de la administración municipal para el fomento de la electromovilidad también han calado en el Plan Estratégico de Subvenciones Cambia 360. De los 110M€ contemplados hasta 2023, el Ayuntamiento ha reservado un crédito de 12M con los que se pueden financiar 1.900 puntos de recarga: 300 para el año 2021 y 800 por año para 2022 y 2023. Estas ayudas están dirigidas a bases para flotas urbanas con alto volumen de recorridos; infraestructura de acceso público, puntos de recarga en espacios de carácter laboral; y, por primera vez, también se contempla su implementación en aparcamientos de residentes y comunidades de propietarios.