El auge de la bioenergía

Por en 21/01/2013

Europa ofrece excelentes posibilidades en lo que respecta  a la bioenergía, pero el reto es conseguir movilizar a agricultores y silvicultores para que la produzcan  mediante métodos sostenibles.

22 de julio de 2011.- La bioenergía se puede producir a partir de materia orgánica o de origen animal. En la mayoría de los casos se usa para producir calor o biocombustibles líquidos para el transporte, aunque también permite generar electricidad, en cuyo caso el método más eficaz es la utilización en plantas de cogeneración, que también producen calor. En la actualidad, la bioenergía es la fuente de energía renovable más importante de Europa, ya que representa más de dos tercios en los 27 Estados miembros y es un factor clave para alcanzar el objetivo mínimo del 20 % de energía procedente de fuentes renovables para el año 2020 en relación con el consumo de energía final bruto de la Unión Europea.

Al igual que en el caso de otras fuentes de energía renovable, la bioenergía reduce las emisiones de gases de efecto invernadero gracias a la sustitución del consumo de combustibles fósiles. Otras ventajas son aportar una mayor seguridad energética para Europa y la creación de nuevos puestos de trabajo relacionados con la sostenibilidad medioambiental.

La Unión Europea espera que la bioenergía juegue un papel más importante que nunca a la hora de satisfacer las necesidades de electricidad, calefacción y transporte. Sin embargo, existen una serie de obstáculos importantes por lo que respecta a la implementación de los sistemas de bioenergía, como garantizar la sostenibilidad de la producción. Además, es importante fomentar la confianza entre los usuarios finales, garantizar un alto nivel de calidad y un suministro regular, y aumentar la concienciación entre los responsables políticos encargados de la toma de decisiones.

La solución de estos problemas es uno de los objetivos del programa Energía Inteligente-Europa (IEE), que ha respaldado 58 proyectos de bioenergía. Estos proyectos se concentran cada vez más en actividades  concretas y logran implicar a la mayoría de  las partes interesadas del sector, lo que refleja el desarrollo continuo de las fuentes  de energía renovable y de la bioenergía en  particular. Para superar los obstáculos a los  que se enfrenta este sector, la convocatoria de propuestas de este año se centra principalmente en la sostenibilidad. La previsión  es que los proyectos promuevan soluciones  de bioenergía generadas a partir de bosques gestionados sosteniblemente, residuos agrícolas, domésticos e industriales  y otras materias con un impacto medioambiental mínimo.

Un potencial sin explotar

Los países de Europa Central y del Este tienen un potencial bioenergético considerable, sobre todo en el sector agrícola. No obstante, el mercado para este tipo de energía no se ha desarrollado suficientemente. El objetivo del proyecto Farmagas es intentar solucionar este problema mediante una serie de  iniciativas de formación sobre la digestión  anaeróbica y la producción de biogás dirigidas a los agricultores de Polonia, Hungría y Rumanía. Según Anne-Marie Berghoff, coordinadora del proyecto, estos conocimientos y experiencia son de vital importancia, «ya  que muchos agricultores están interesados en diversificar sus ingresos mediante la producción de biogás, pero no saben con quién ponerse en contacto ni cómo averiguar si se trata de una medida factible y rentable».

Llevar a cabo los procedimientos de autorización y buscar fuentes de financiación adecuadas son los dos principales problemas a los que se enfrentan los productores de biogás, sobre todo en los nuevos Estados  miembros. «Por este motivo, el proyecto BiogasIn ofrece a los agricultores posibilidades de formación en esta materia, ayuda  a las autoridades regionales a mejorar los procedimientos administrativos y ofrece formación al personal de las instituciones financieras para facilitar la valoración de las nuevas plantas de biogás» señala Dario Dubolino, responsable de proyectos de la EACI.

El conocimiento y la formación son fundamentales en el caso de otros dos proyectos  del programa IEE. El objetivo de BioEnergy Farm es aumentar el interés por la bioenergía entre los agricultores europeos y crear 40 proyectos nuevos sobre bioenergía en una serie explotaciones agrícolas de la Unión Europea con una potencia bioenergética total de 40 MW.

Fuente: Unión Europea 

Acerca de L.Garcia

Debe identificarse para comentar Identificarse