Los plásticos, clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Los plásticos, clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas del eje medioambiental

La movilidad, la alimentación, la construcción, los recursos hídricos y las energías renovables son algunos sectores beneficiados por la contribución de los plásticos.

La plataforma EsPlasticos, tiene como objetivo incorporar 10M de toneladas de plásticos reciclados anualmente en los procesos de producción de nuevos productos a partir de 2025. EsPlasticos, forma parte de la Circular Plastics Alliance  que es una iniciativa promovida por la Comisión Europea.

El sector de los plásticos se convierte en un actor clave para alcanzar nueve Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Cinco estarían enmarcados en el eje medioambiental: energía asequible y no contaminante (ODS7), ciudades y comunidades sostenibles (ODS11); producción y consumo responsables (ODS12); acción por el clima (ODS13); y vida submarina (ODS14).

EsPlasticos, contribuciones de los plásticos a la industria

Desde la plataforma EsPlasticos nos señalan que las contribuciones de los plásticos a la transición ecológica y a la lucha contra el cambio climático tocan sectores tan presentes en la sociedad como la movilidad; favoreciendo la reducción de peso en coches y aviones y así disminuyendo las emisiones de gases de efecto invernadero (ODS13); la alimentación, evitando el desperdicio alimentario (ODS12); y la construcción, contribuyendo a una mayor eficiencia energética que permite ahorrar hasta más de 250 veces la energía que se utilizó en la fabricación de edificios y viviendas (ODS11). También enmarcados en el ODS12, los plásticos hacen posibles las energías renovables permitiendo, entre otros, la fabricación de las palas de los aerogeneradores, paneles fotovoltaicos y sondas de geotermia.

Los recursos hídricos, se ven especialmente beneficiados por la contribución de los plásticos; ya que favorecen un mayor aprovechamiento de los mismos gracias a la existencia de tuberías especialmente eficientes; o mediante sistemas de goteo que permiten un ahorro del 30% al 60% en comparación con métodos de regadío convencionales; lo que conecta de forma directa tanto con el ODS12 como con el ODS6, Agua limpia y saneamiento.

La industria comprometida con el medio marino

Respecto a vida submarina (ODS14), la industria parte del hecho de que es inaceptable que cualquier tipo de residuo, incluido los plásticos, acabe en los mares. Por ello, 80 asociaciones de 43 países, incluidas las que componen EsPlásticos, forman parte desde 2011 de la declaración “Marine Litter Solutions”; una iniciativa internacional que fomenta proyectos para luchar contra los desechos marinos, o de iniciativas como “Waste Free Oceans” para recoger y reciclar los plásticos de los océanos.

Con el fin de evitar que los microplásticos primarios acaben en el medioambiente, la industria ha lanzado el programa Operation Clean Sweep® (OCS). Este programa busca impulsar la implantación de buenas prácticas de limpieza y control en todas las operaciones en las que se manipule granza (materia prima plástica); con el objetivo de evitar que ésta termine de manera involuntaria en el medio acuático.

Economía Circular

Desde hace años, la sostenibilidad ambiental y la protección del medio ambiente en todas las fases del producto son uno de los principales retos del sector; por lo que todos los ODS se ven involucrados para la consecución del mismo fin, aunque de manera especial el ODS12 y el ODS13. Las más de 3.000 empresas que conforman la industria de los plásticos en España, aúnan esfuerzos; con el fin de adaptarse a un modelo de producción circular más eficiente de nuestros recursos; y mantenerlos en el ciclo productivo y de consumo el mayor tiempo posible. Para esto, es necesario el análisis del ciclo de vida de cada producto desde un enfoque holístico e integral.

Los ámbitos desde los que se trabaja son: el ecodiseño, para disminuir el impacto medioambiental en el ciclo de vida; la apuesta por materias primas alternativas provenientes del reciclaje, de fuentes biológicas renovables o de la captación y uso del CO2; y la eficiencia en los procesos de fabricación para llegar al 100% de reciclabilidad de los envases en 2030.

Las cifras muestran que la cantidad de plástico reciclado aumenta cada año, lo que implica que la concienciación entorno al reciclaje cala cada vez más hondo en la sociedad. Desde 2017 se ha superado el millón de toneladas de plástico reciclado, cuatro veces más que en el año 2000.